Videntes de Nacimiento

Videntes de nacimiento

Mucha gente se pregunta si la videncia se nace con ella o se adquiere. Considero que los videntes ya nacemos con esa habilidad, lo que sucede es que en unos casos se manifiesta a una edad más temprana que en otros. Hay quienes mantienen dormida su facultad porque no reciben el estímulo suficiente.

videntes de nacimientoA veces, el sexto sentido de la videncia se atrofia y la persona ni siquiera es consciente de que lo poseía. No es fácil enfrentarse a la realidad de que eres diferente a los demás, de que ves cosas que otros no ven y que, sin proponértelo, eres capaz de de adelantarte en saber qué va a suceder con respecto a algún hecho.

Al final, los niños videntes de nacimiento, terminan muchas veces marginados, y si intuyen este desenlace, preferirán ignorar lo que les pasa. Tampoco es sencillo para los padres. Y esta es una situación en la cual la familia juega un papel fundamental. Cada niño es un mundo, y cada uno tiene su circunstancias personales, pero si se cuenta con el apoyo de madres o de abuelas, sin duda será más llevadero.

Los niños son especialmente sensibles para ver más allá de lo que ven los ojos de los adultos. En la gestación, lo primero que se forma es la cabeza del bebé, lo que denominamos como “chakra” o rueda de energía. Tanto este chakra como el tercer ojo son los órganos responsables de la percepción sensitiva o videncia. Es conocido como el chakra natural y dura hasta que se cierra el hueso del cráneo, aproximadamente al año de vida. Más tarde, durante la pubertad, se despierta el chakra sexual.

Como ves, el don especial de la videncia se encuentra en la cabeza, la zona que curiosamente, si te fijas, siempre procuramos proteger cuando hay un bebé, colocándole gorritos, o que sujetamos cuando damos un beso tierno y de amor profundo a la persona que amamos. Una especie de instinto que nos lleva a cuidar especialmente de esta zona sagrada, nuestra cabeza. Por la misma razón, aconsejo a quienes tienen hijos pequeños, que no permitan que personas extrañas toquen la cabeza del bebé, ya que podrían cargarlo de energía negativa.

Guía para padres de niños videntes

Tener un niño vidente es una tragedia en muchas familias. Primero porque observan en él un comportamiento raro, pero no aciertan a saber qué es lo que ocurre realmente. Los primeros signos de que un pequeño ve más allá de lo habitual es por ejemplo, que se niegue a dormir o a estar en lugares oscuros porque diga que ve cosas que le asustan. Por supuesto no todos los niños que temen a la oscuridad son videntes, pero en menores especialmente sensibles es posible que, en la oscuridad, puedan entrar en contacto con entidades y seres como espíritus, fantasmas o  pensamientos que se materializan. La vibración que emite la luz del día, o una lámpara encendida, impide que estas cosas se vean o se manifiesten ante nuestros ojos.

Los padres deben comprender y acompañar a estos niños videntes. Sin asustarles ni castigarles, ni tampoco sobreprotegerles. Tomarlo todo con la máxima naturalidad ayudará a unos y a otros. A menudo, con la entrada en la adolescencia y se desarrolla el chakra sexual, el don de la videncia se apaga, o por el contrario, toma impulso y se potencia más.

Si el niño vidente vive en un entorno de amor, os garantizo que podrá desarrollarse psicológicamente en armonía y con una normalidad casi total.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *